Somos el espíritu del juego. Nos motiva el deseo de transformar y alterar la realidad a nuestro alrededor. Nuestra percepción activa nos permite reaccionar con ideas y acciones alentadoras y espontáneas. Aceptamos el caos para traer orden y el orden para llenarlo de caos. Aquí jugamos. Llenamos nuestra mente con la sorpresa, nuestro cuerpo con la risa y nuestro entorno con la magia. Nuestro trabajo es cooperativo, todos somos creadores, politeístas de la imaginación. El amor es nuestra energía, la que trasciende el espíritu para transformar la realidad.

[el blog moreno]